Pin It

Widgets

Ella había cobrado el doble sueldo y sufre un amargo episodio de su vida.

Mateo Santos | viernes, diciembre 21, 2018 | 0 comentarios

Nicol es estudiante universitaria, trabaja en una banca de apuestas y devenga un salario de seis mil pesos mensuales. Ella había cobrado su regalía pascual, la quincena y tenía mil pesos más. Sus 10 mil pesos eran para pagar la universidad y comprar algo de ropa para estrenar en las navidades.
Su ilusión se transformó en uno de los peores episodios que pudiera pasar una jovencita de 19 años, cuando al abordar un minibús de pasajeros, en la avenida Duarte esquina México, se da cuenta de que son asaltantes, que además de quitarle el dinero querían abusar sexualmente de ella y otra compañera.
“Yo andaba con una amiga mía, con Maricela, entonces nos montamos en una guagua normal que va conchando. Tenía cuatro gente adentro, dos hombres, el chofer y una mujer adelante que se había montado, entonces en vez de seguir para la Duarte doblaron, cerraron la guagua y comenzaron a subírsenos arriba, dándonos golpes, y manoseándonos, yo nunca había pasado una cosa así en mi vida. Yo no he podido parar de llorar desde que nos pasó eso. Ellos nos tiraron de la guagua y a mí me dio un ataque de nervios, me tiré en el piso y me puse a temblar”, dice la joven.
La madre de Nicol y su abuela cuentan la acción de los asaltantes, ante el nerviosismo de Nicol, quien está tramitando la querella en la Fiscalía, donde el único detenido por el hecho llegó con seis abogados, según narran las damas.
Explicaron que los atracadores se mantuvieron dando vueltas en la ciudad buscando una zona desierta para arrojarlas a las tres.
“Ellos tuvieron discusiones internas, porque el que está detenido, identificado como Jorge Méndez Rosario, decía que él era que sabía del dinero, y le decía al chofer que no se metiera en los tapones que se podría meter en un problema por los gritos de Nicol”, dijo Maité, madre de la jovencita.
Dijo que su hija tenía diez mil pesos, la compañera de ésta siete mil y la señora 14 mil, por lo que en total les robaron 31 mil pesos.
Sigue narrando que el hombre que está detenido intentó callarlas golpeándolas en la cara y tapándoles la boca, mientras el conductor seguía buscando un sitio donde arrojarlas. Amenazándolas que la iban a meter en un bote y que las iban ´a coronar´, término que no entienden los familiares.
Las otras dos mujeres les suplicaban que no les hicieran daño a Nicol, que era menor de edad, porque aparenta tener menos de 19 años.
Al momento de arrojarlas de la guagua en el Mirador de Norte en Villa Mella, dicen los familiares de Nicol, por coincidencia pasaron dos unidades motorizadas de la Policía que andaban comprando una almuerzo, porque que esa no era su ruta.
“Se dieron cuenta cuando la lanzaron y al preguntarle qué pasó y ver a Nicol llorando, procedieron a perseguir la guagua, se armó un tiroteo y el minibús tiene unos ocho disparos, capturaron a Méndez Rosario y los tres emprendieron la huida”, explican.
Mientras que en la fiscalía de Invivienda, en Santo Domingo Este, las víctimas fueron a querellarse y supuestamente el detenido está con seis abogados. Ellas no tienen a ninguno.


Archivado en:: ,

0 comentarios

Los Mensajes que Contengan Insultos, Palabras consideradas Degradantes y Ofensivas No serán publicados.

anuncio